Alternador: ¿Qué es? ¿Qué síntomas presenta cuando se avería?

Alternador: ¿Qué es? ¿Qué síntomas presenta cuando se avería?

La mayoría de los conductores conocen los elementos más básicos e importantes de su vehículo. Componentes como el bloque motor, transmisión, batería y alternador. Sabemos que los primeros crean la propulsión para comenzar a moverse, la transmisión mantiene el vehículo en funcionamiento y la batería ayuda a iniciar todo el proceso. Pero, ¿qué hace entonces el alternador?

En términos generales, el alternador es el jefe cuando se trata de generar energía. Claro, la batería es la que inicialmente alimenta todo el cobertizo, pero una vez que se completa ese ciclo, su trabajo está hecho hasta la próxima vez que sea necesario arrancar el motor. Se necesita mucha energía para arrancar un automóvil y mantenerlo funcionando, y ahí es donde entra en juego el alternador, que crea y continúa suministrando energía a la batería, así como a los diversos componentes eléctricos que componen los kilómetros de cableado para casi cualquier cosa. vehículo.

Hasta la década de 1960, los automóviles usaban generadores de dinamo de corriente continua con conmutadores. Con la disponibilidad de rectificadores controlados por silicio más asequibles, se empezaron a utilizar alternadores. Este cambio también fue impulsado por la creciente demanda de energía eléctrica requerida en este período, con cargas crecientes gracias a faros más grandes y potentes, limpiaparabrisas y lunas eléctricos, lunas traseras térmicas y otros accesorios de diversa índole; Hoy, los automóviles son computadoras con ruedas.

Los alternadores modernos como los conocemos hoy fueron utilizados por primera vez por vehículos militares de la Segunda Guerra Mundial para alimentar equipos de radio. Después de la guerra, otros vehículos con altas demandas eléctricas, como ambulancias y taxis, también estarían equipados con alternadores. Pero no se convertiría en parte del equipamiento estándar de un modelo de producción hasta 1960 en el Chrysler Valiant, varios años antes de que los otros dos grandes de Detroit, Ford y General Motors, comenzaran a introducirlos en sus autos.

¿Cómo funciona un alternador de automóvil?

El alternador es un componente relativamente simple que contiene solo unas pocas partes, pero juega un papel crítico en el funcionamiento de cualquier vehículo de combustión. Básicamente, el alternador convierte la energía mecánica del cigüeñal en electricidad por inducción. Los cables en su interior atraviesan un campo magnético, que a su vez induce una corriente eléctrica. Esta corriente se utiliza para alimentar los accesorios del automóvil, que pueden ser desde los faros hasta la apertura automática del maletero (si su automóvil lo equipa).

El alternador también mantiene la batería completamente cargada, proporcionando la energía que necesita para arrancar el vehículo. Normalmente está atornillado cerca de la parte delantera del motor y es impulsado por el cigüeñal a través de la correa auxiliar. La pieza en sí contiene componentes más pequeños para ayudar a generar energía:

Polea: Es el elemento que recibe, a través de una correa, la fuerza mecánica generada por el motor del automóvil. Está unido al eje del alternador y su propósito es mover el rotor en el interior El estator y el rotor: son imanes ubicados dentro del alternador que giran para crear corriente alterna y convertir la energía en electricidad Diodos: transforman la corriente DC AC para cargar la batería y permita que la corriente viaje en una sola dirección desde el alternador a la batería. Regulador de voltaje: Evita las sobrecargas de energía asegurando que el voltaje se mantenga en el rango adecuado. Enfriamiento – Ubicado en el interior o exterior del alternador para proteger los componentes internos del sobrecalentamiento al disipar el calor generado por la generación de energía. ¿Cuáles son los síntomas de un alternador que comienza a fallar?

Todo comienza con algunos problemas sutiles, como una luz en el cuadro de instrumentos que se enciende por un breve momento, faros que atenúan su haz de luz de forma intermitente o que al girar la llave el automóvil chirría al arrancar. Incluso otros sistemas eléctricos, como las ventanas, pueden no funcionar correctamente, el automóvil en sí puede emitir un olor extraño o puede escuchar un ruido molesto que proviene de debajo del capó. A continuación, explicaremos cuáles son los posibles síntomas de una mala alternancia.

Luz de advertencia en el panel de instrumentos

Dentro del grupo de instrumentos de la mayoría de los automóviles construidos en la última década hay una luz de advertencia dedicada para señalar un problema con el alternador. Por lo general, se describe en forma de batería, aunque a veces se muestra con el acrónimo «ALT» o «GEN», que significa alternador o generador, respectivamente. Muchas personas creen instintivamente al ver este aviso que tienen un problema con la batería, síntoma que se comentará más adelante, pero no por eso se enciende la luz.

En realidad, está vinculado a los sistemas informáticos que monitorean la salida de voltaje del alternador. Si cae por debajo o por encima de un límite preestablecido, la luz se enciende. Si está dentro del alcance, la luz permanece apagada. En las primeras etapas de los problemas del alternador, puede parecer que la luz parpadea. La mayoría de ellos tienen una salida de entre 13 y 14,5 voltios. A medida que se demanda más potencia al activar elementos como los limpiaparabrisas, la radio o los faros, el alternador necesita trabajar más para mantener el voltaje constante.

Faros delanteros tenues o parpadeantes

Si las luces se atenúan o parpadean, significa que el alternador no genera suficiente energía eléctrica para mantenerlas funcionando a plena capacidad. A medida que la velocidad del motor aumenta o disminuye, los faros se iluminarán y atenuarán a medida que la salida de corriente de un alternador debilitado aumente y disminuya periódicamente. El motivo es que una unidad en buen estado mantiene siempre los faros en su máxima luminosidad independientemente del régimen del motor.

Otras fallas eléctricas

Cuando el alternador funciona mal, otros sistemas que funcionan con él pueden comenzar a fallar. Estos pueden incluir ventanas eléctricas, cierre centralizado, luces del grupo de instrumentos, aire acondicionado e incluso el estéreo. Por supuesto, cualquiera de estas funciones puede interrumpirse en cualquier momento. Los motores fallan, los cables se cruzan y pueden ocurrir todo tipo de fallas. Si nota una peculiaridad eléctrica, o varias a la vez, probablemente no sea una coincidencia. Si este es el caso, llévelo a un taller de confianza.

Ruidos extraños

Si el alternador falla, algunos de los cojinetes pueden fallar en el motor, creando traqueteos y sonidos inusuales, algo así como un chirrido. También se puede sentir cuando la correa que hace girar la polea del alternador está desalineada, gastada o agrietada, o se frota contra el costado de la polea misma. Localizar este problema en bipedestación es sencillo, como se puede apreciar a simple vista, pero si fuera el caso que estuviéramos corriendo y se rompiera, oiríamos un ruido desagradable e incluso se podrían desprender algunas partes del alternador.

La batería está muerta

Obviamente, las baterías a veces fallan por sí solas, pero un alternador defectuoso puede hacer que se agote antes porque simplemente no se recarga. Si no está seguro de si es la batería o el alternador lo que está causando la falla eléctrica, puede intentar usar un par de alicates. Enciende el coche y quita los cables inmediatamente. Si el alternador no puede mantener el sistema y el vehículo se apaga inmediatamente, el alternador está fallando. Si el vehículo continúa funcionando después de varios minutos, es probable que la batería sea la culpable.

El coche se detiene o tiene problemas para arrancar

Como se mencionó anteriormente, los problemas para arrancar el automóvil pueden significar que el alternador no está cargando la batería. Eso significa que cuando gira la llave en el encendido, todo lo que escuchará es un «clic» en lugar del ronroneo fino del motor. Por otro lado, si su automóvil se detiene con relativa frecuencia mientras conduce, esto puede ser una señal de que las bujías no están recibiendo suficiente energía del alternador para mantener el motor en funcionamiento. En otras palabras, la batería aún no está agotada, pero está en camino.

Olores extraños

Las correas que no giran pueden producir un hedor a goma quemada debido al aumento de la fricción. Una correa que se desliza sobre la polea del alternador olerá más a fuego eléctrico, lo que indica que la correa debe ajustarse. Si ya se ha ajustado, un mecánico debe probar su funcionamiento. Del mismo modo, un alternador con exceso de trabajo intentará impulsar demasiada electricidad a través de sus cables, lo que hará que se calienten. Los cables dañados crean resistencia al flujo de electricidad, lo que hace que se calienten y emitan un olor desagradable.

¿Puedo hacer un diagnóstico visual del estado del alternador?

Si nota alguno de los comportamientos inusuales descritos anteriormente, eche un vistazo debajo del capó para una inspección visual de la correa del alternador. Busque señales que tengan una apariencia cristalizada o quemada. Una correa suelta puede deslizarse sobre las poleas, causando fricción en el contacto de metal con caucho, lo que a su vez calienta la goma y hace que la correa se desgaste más rápido. Para resolver el problema, simplemente apriete el tensor. Sin embargo, apretarlo demasiado puede provocar daños en los componentes del alternador.

¿Cuál es la vida útil de un alternador? ¿Cuánto cuesta reemplazarlo?

Un alternador es un componente que no necesita mantenimiento. En algunos vehículos puede durar hasta 10 o 15 años sin problemas, o entre 200.000 y 400.000 kilómetros. Si falla, es posible que el automóvil aún pueda funcionar por un corto tiempo con la energía de la batería. Sin embargo, el motor se detendrá tan pronto como se agoten sus reservas. La sustitución de un alternador cuesta entre 400 y 600 euros si hablamos de una unidad original del fabricante (OEM), lo que no la convierte precisamente en una pieza «barata».

Sin embargo, existe una alternativa: un alternador reacondicionado. Bien puede ser el de tu coche si aún se puede salvar, o el de otro que ha pasado a una vida mejor (a un desguace, por ejemplo). Puede tardar más, pero generalmente es más económico, ya que solo pagas el precio de la mano de obra (entre 30 y 100 euros) más el cargo del alternador «nuevo» (entre 50 y 200 euros). Siempre que se sustituya, también es una buena idea cambiar la correa de distribución, ya que hay que quitarla para acceder al alternador y no es demasiado cara.

Como funcionan las cosas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *