Saltar al contenido

Así podrán ver los coches a través de las esquinas

29 junio, 2020
Así podrán ver los coches a través de las esquinas

La seguridad del automóvil ha avanzado a pasos agigantados en la última década. Muchos sistemas de asistencia a la conducción ya son obligatorios en los automóviles nuevos y hay más por venir. Un ejemplo es la nueva tecnología que se está investigando en la Universidad de Princeton. Es un radar que permitiría a los automóviles ver lo que viene detrás de una esquina, algo que podría ser muy útil para evitar posibles sustos.

Usando un radar Doppler es posible enviar ondas de radio que rebotan en diferentes superficies, como edificios o automóviles estacionados. Cuando esa señal rebota en un ángulo, puede detectar objetos a la vuelta de la esquina, fuera del alcance del conductor. Incluso es capaz de percibir si están detenidos o en movimiento, lo que permite alertar si los automóviles o peatones llegan antes de que aparezcan en el campo de visión.

El potencial de esta tecnología es realmente sorprendente, ya que sería capaz de saber si un automóvil, un ciclista o un peatón viene de la esquina; detallando su dirección y velocidad. No solo es importante informar y alertar a los conductores, sino que también piensa en el futuro y la conducción autónoma. Tener estos datos que no estaban disponibles anteriormente mejoraría considerablemente la seguridad. Otro punto fuerte es que este tipo de radar tiene costos relativamente bajos en comparación con los LIDAR.

Muchas de las ayudas de conducción actuales dependen de LIDAR y las cámaras, dispositivos que necesitan luz visible o infrarroja para funcionar correctamente. Con estos radares, no sería necesaria una luz visible para detectar objetos y también la pérdida de señal en superficies lisas es mucho menor. El desafío es lograr una alta resolución en los objetos capturados, para lo cual han trabajado en algoritmos que ayudan a interpretar los datos capturados y la inteligencia artificial para refinar el procesamiento y leer las imágenes.

Universidad de Princeton