Avería en la bomba de aceite: ¿por qué ocurre y qué puede pasar?

Avería en la bomba de aceite: ¿por qué ocurre y qué puede pasar?

El motor de nuestro coche necesita la lubricación del aceite para funcionar y eso no es posible sin la bomba que lo distribuye. Por eso, una avería de este tipo debe tratarse con urgencia para evitar males mayores.

La bomba de aceite es un elemento vital para el funcionamiento de cualquier motor térmico, ya que se encarga de distribuir el lubricante por todos los conductos del motor, manteniendo bajo control el desgaste y la temperatura. Pero, ¿cuáles son las principales causas del fallo de la bomba de aceite?

Generalmente, la bomba causa problemas cuando recibe impurezas como consecuencia de un lubricante en mal estado o un filtro de aceite no reemplazado en ese momento. También puede haber daños en elementos de la propia bomba o del motor, como las juntas, que sueltan trozos de goma cuando pierden sus propiedades. A continuación, profundizaremos en todo esto.

Función de bomba de aceite

Antes de analizar las causas y consecuencias de una falla en la bomba de aceite, es importante saber exactamente para qué sirve. En realidad, es algo parecido al corazón de nuestro cuerpo, ya que se encarga de recibir el aceite para distribuirlo por cada rincón del motor, permitiendo así un mínimo desgaste y calentamiento de las partes móviles como consecuencia de la fricción. .

«No basta con empujar el aceite, ya que hay que distribuirlo uniformemente y a la presión adecuada»

Para lograr esto, la bomba succiona el aceite del cárter para empujarlo a través del filtro de aceite y los pasajes hacia el cigüeñal y los cojinetes del árbol de levas. Gracias a ello, se pueden evitar roces no deseados, así como que las partes estructurales del motor se dañen o se atasquen, provocando la tan temida convulsión.

Pero no basta con empujar el aceite por el circuito, ya que debe distribuirse de manera uniforme y a la presión adecuada. Cuando esto no sucede, es cuando surgen los problemas.

Cómo saber si hay un mal funcionamiento de la bomba de aceite

El primer indicio de un problema en el sistema de lubricación es la luz de advertencia en el tablero que tienen todos los vehículos. Cuando giramos la llave de encendido, esta luz de advertencia permanece encendida durante cinco segundos. Cuando se apaga indica que la presión del aceite es la adecuada y podemos circular con normalidad.

Pero si este no es el caso o se enciende el testigo cuando estamos conduciendo, la presión es insuficiente y hay un problema. En este momento, muchos autos tienen tres colores para identificar la severidad del auto. Si es amarillo o naranja, podemos seguir circulando pero debemos acudir a un taller lo antes posible. Si la luz del tablero está en rojo, entonces es vital que nos detengamos de inmediato para no tener que tirar el motor a la basura.

Al mismo tiempo, puede ocurrir que se encienda el testigo de avería del motor, lo que ya indica sin duda alguna un problema muy grave en nuestro vehículo.

Causas de falla de la bomba de aceite

Generalmente, la principal causa de avería es la presencia de residuos en la bomba, algo que generalmente ocurre porque el cambio de aceite y filtro no se ha realizado en el momento recomendado por el fabricante.

No cambiar el aceite hace que el lubricante pierda sus cualidades por oxidación y cambios de temperatura, reduciendo la capacidad de lubricación y generando mayor fricción y desgaste de las partes móviles, la mayoría de ellas de metal que genera partículas y limaduras.

El mantenimiento adecuado del aceite y del filtro garantiza virtualmente una bomba en las mejores condiciones.

La no sustitución del filtro de aceite provoca que todos estos residuos, así como el resto de los generados por el sistema de lubricación, lo obstruyan o pasen al sistema, afectando este al suministro de la bomba y, en consecuencia, a la presión.

Otra causa común de falla de la bomba es el deterioro de los sellos del motor, elementos de caucho, caucho o nailon que con el tiempo pierden flexibilidad y pueden romperse en pedazos, además de permitir que el aceite se filtre hacia áreas no deseadas. Estas piezas acabarán llegando a la bomba provocando una rotura en ella o incluso en el motor.

La bomba de aceite se rompe

Todas estas causas pueden ocasionar diferentes problemas en la bomba de aceite, siendo los principales los siguientes:

Fuga de aceite de la junta o sello

La temperatura excesiva hace que las juntas y sellos pierdan flexibilidad al cambiar su tamaño, lo que conduce a fugas de aceite. En este caso la solución es tan sencilla como colocar nuevas juntas o sellos. Algunos profesionales recomiendan utilizar fugas específicas que permitan regenerar las juntas y retenes, un líquido que se añade al aceite del motor cada dos años como medida preventiva.

Mi coche tiene una fuga de aceite, ¿cómo puedo saber la causa y darle una solución? Leer noticias Excesivas revoluciones del motor

A medida que el motor acelera, la bomba de aceite debería funcionar más rápido. Si nos excedemos, el eje de trabajo o sus engranajes pueden partirse o desgastarse excesivamente, provocando desalineaciones de presión, ruido o incluso el colapso de la bomba.

Sobrecalentamiento de la bomba

En este caso, las impurezas son las principales culpables, ya que provocan la obstrucción de la bomba y, al no bombear el lubricante, la presión del aceite cae y comienzan a producirse numerosos problemas en la cadena. No hay duda de que reemplazar el aceite y el filtro de aceite periódicamente y cuando lo indique el fabricante es la mejor manera de evitarlo. También vale la pena usar un limpiador de motor interno cada dos cambios de aceite, lo que le permite eliminar cualquier residuo que pueda haberse adherido a las paredes del sistema.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *