Efecto elefante: qué es y cómo evitar esta peligrosa situación

Efecto elefante: qué es y cómo evitar esta peligrosa situación

En el mundo del motor se suelen utilizar términos llamativos y sencillos para referirse a algunos aspectos más complejos. Probablemente hayas oído hablar del efecto elefante en los últimos tiempos, porque incluso la DGT ha alertado de esta situación que puede ocurrir en caso de accidente. Como ya comentamos el efecto subacuático, vamos a repasar qué es, sus peligros y las formas de evitar esta consecuencia que puede producirse en caso de accidente.

Que es el efecto elefante

El efecto elefante se refiere a un accidente o frenada brusca en la que el pasajero en el asiento trasero no lleva el cinturón de seguridad y es arrojado golpeando el asiento delantero. Aunque está claro que el uso del cinturón de seguridad ha salvado millones de vidas, todavía hay usuarios que aún no se lo ponen, sobre todo cuando viajan en las plazas traseras. Este comportamiento es muy peligroso para su propia salud, pero también para la de otros usuarios.

Que el efecto elefante reciba ese nombre se debe a que a una velocidad de 60 km / h, un usuario que pese 75 kg impactaría el asiento delantero con una fuerza de 4,2 toneladas en caso de una desaceleración brusca. Eso es aproximadamente el peso de un elefante adulto y por eso se utiliza como alegoría para advertir sobre este peligro. El origen de la expresión proviene de una campaña publicitaria francesa que advirtió contra «no viajar con un elefante en el asiento trasero».

También hay que tener en cuenta que un niño con su sistema de retención no anclado sería lanzado con una fuerza superior a 2 toneladas en caso de accidente. No podemos olvidar que esta situación también podría darse cuando se viaja con una mascota de forma incorrecta. Los animales también deben ir con sus propios sistemas de retención, ya que es ilegal no hacerlo y representa un riesgo adicional en caso de accidente.

Cómo evitar el efecto elefante

Fácil, colóquese el cinturón de seguridad en todos los lugares. También compruebe que el asiento para niños esté correctamente anclado en el Isofix para que no tenga que lamentar las consecuencias. No es solo por la multa de 200 euros y la pérdida de tres puntos en el carnet de conducir. Es porque la falta de uso está presente en alrededor del 20% de las víctimas mortales en accidentes de tráfico y se estima que el 50% de ellas se podrían haber evitado con ese simple gesto que es abrocharse el cinturón de seguridad.

Este efecto elefante no solo es aplicable a personas y mascotas en los asientos traseros que se apresurarían hacia los asientos delanteros. También se puede aplicar a objetos sueltos en el habitáculo, que pueden multiplicar su fuerza por 40 en caso de impacto a 50 km / hy aumentar a medida que avanza más rápido. Un portátil, que pesa un par de kg, podría ejercer una fuerza de 275 kg en caso de colisión a 90 km / h, mientras que una maleta llena podría superar los 500 kg. Las consecuencias podrían ser nefastas en caso de llegar a alguno de los pasajeros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *