Saltar al contenido

El final de las ventas de coches de combustión en 2030 mejorará la economía de Europa

10 noviembre, 2020
El final de las ventas de coches de combustión en 2030 mejorará la economía de Europa

Algunos mercados han decidido poner fecha límite a la venta de coches nuevos con motor de combustión, incluidos los híbridos. Entre ellos se encuentra Reino Unido, que se ha propuesto el 2035 como fecha, y donde según el último informe de Greenpeace, adelantarlo al 2030 además de mejorar la calidad del aire y cumplir los objetivos de reducción de emisiones, supondrá también la creación de decenas de miles de trabajos.

Según este informe, fijar el plazo 2030 fomentará la actividad económica en el ecosistema del coche eléctrico y permitirá la creación de hasta 32.000 nuevos puestos de trabajo en el primer año. Algo que se traducirá en un incremento del 0,2% del PIB y unas inversiones de unos 4.700 millones de euros.

El informe ha sido dirigido por la consultora Cambridge Econometrics, con el apoyo de Greenpeace Reino Unido, y utiliza el modelo de transporte del Departamento de Transporte y un modelo macroeconómico para evaluar el impacto de una transición más rápida a formas de movilidad eléctrica en el gasto. de los consumidores, las emisiones, los ingresos públicos, la industria automotriz y la economía en su conjunto.

Avanzar en la prohibición a la venta de vehículos nuevos de gasolina, diésel e híbridos de 2035 a 2030, posibilidad que se está planteando dentro del gobierno que próximamente votará su aprobación, generaría decenas de miles de puestos de trabajo en sectores como la producción de vehículos, baterías, el despliegue y mantenimiento de la red de carga, pero también en el sector energético, principalmente energías renovables.

Un impacto económico que, según el informe, beneficiará también a otros sectores, como el retail, los servicios, el entretenimiento …

Y es que con la adopción de sistemas de transporte más eficientes se mejorará el nivel de ahorro del consumidor, que tendrá más dinero para gastar en otros elementos y que hasta ahora estaba destinado a combustibles y mantenimiento. Algo que beneficiará a la economía local en general.

Una situación que señala Greenpeace necesita el impulso de los gobiernos para acelerar una transición que está siendo mucho más lenta y desigual de lo esperado entre los diferentes mercados europeos. Una región que se beneficiará de forma muy importante de la introducción de los coches eléctricos tanto desde el punto de vista industrial, medioambiental y económico.

Consumo de electricidad de los coches eléctricos en el escenario 2035 y el escenario 2030

Con este informe se pretende disipar el temor de algunos sobre la aceleración del fin del motor de combustión, que no solo no será un problema para Europa, sino que será un catalizador para la mejora de la economía y la reducción de la fuerte dependencia energética externa.

Una transformación que cuanto antes se complete, más pronto ofrecerá sus beneficios al viejo continente que se ha convertido en sus manos en un referente para el mundo en cuanto a implementación, pero también en cuanto a producción y exportación de vehículos y tecnologías asociadas que será un pilar del futuro de la Unión.

Fuente | Paz verde