El Grupo Volkswagen valora deshacerse también de Lamborghini y Ducati

El Grupo Volkswagen valora deshacerse también de Lamborghini y Ducati

Los rumores de venta de algunas marcas del Grupo Volkswagen se están convirtiendo en indignación. Sobre la mesa estaría la posibilidad de que el Grupo se deshaga de las instituciones italianas de deportividad, Lamborghini en coches y Ducati en motos.

Han pasado dos meses desde que surgió un rumor muy razonable, la posible venta de Bugatti a Rimac, dado que la marca francesa de superlujo no encaja del todo en un Grupo Volkswagen que está poniendo toda la carne a la parrilla para avanzar en la carrera de electromovilidad.

Hasta el viernes de la semana pasada sabíamos que el Grupo Volkswagen iba a comprometer 24.000 millones de euros en electromovilidad, que son camiones volquete en efectivo. Pues bien, Herbert Diess, consejero delegado de Volkswagen AG, confirmó que van a poner un poco más de dinero, 73.000 millones de euros, también en hibridación y tecnología digital. Eso tiene que ser compensado de alguna manera.

Hoy nos enteramos de que están «trabajando en una estructura legal en Italia» de boca de Diess a Reuters. Lamborghini, Ducati y el estudio de diseño Italdesign entrarían en esta estructura. Una de las posibles salidas es ponerlos a la venta al mejor postor o hacer lo mismo que hizo FCA con Ferrari, privatizarlos.

Inauguración del centro de formación DESI para Ducati y Lamborghini (2015)

La desenfrenada fábrica de sueños de caballos se ofreció para inversión privada con una oferta pública de acciones (OPA) en 2016 y comenzó con fuerza en su estreno. Ferrari se estaba convirtiendo en un fabricante de lujo, no solo en automóviles. Desde entonces, su precio se ha triplicado. El juego de Aston Martin fue al revés, ha perdido valor cuando se hace público.

Volkswagen AG comenzó en 2016, en medio del escándalo Dieselgate, a valorar algunas de las joyas de la corona. No sabemos en detalle cuándo factura Volkswagen gracias a Lamborghini, sí sabemos que 2019 fue un récord de ventas, creciendo un 43%, y que el principal responsable de ese éxito fue el SUV Urus, una verdadera excentricidad para millonarios.

Hablamos de 8.205 unidades, una cifra más que respetable para un fabricante de bajo volumen y alto grado de especialización. La marca lleva nueve años creciendo, es un valor muy sólido, con presencia internacional en más de 50 países y más de 160 puntos de venta. Sus principales mercados son EE.UU., China, Gran Bretaña, Japón, Alemania, Árabe (Oriente Medio), Canadá e Italia.

Ducati Panigale V2 (2021)

En cuanto a Ducati, en 2019 vendió 53.183 motocicletas, que fue más que en 2018 (53.004), pero algunas menos que en 2017 (56.000). El catálogo de motos Borgo Panigale es relativamente reciente y son modelos a la vanguardia tecnológica en diferentes segmentos de las dos ruedas.

Ya se intentó vender Ducati en 2017 al grupo indio Bajaj Auto, pero Volkswagen se topó con la oposición de los sindicatos en la Junta Directiva. Los de Polaris (propietarios de Indian Motorcycles) y algunos fondos de inversión también se habían interesado por Ducati. Es una marca sana en cuanto a imagen.

De los resultados de 2019 sabemos que Ducati facturó 716 millones de euros y obtuvo un beneficio operativo de 52 millones de euros, lo que representa un margen operativo del 7,2%. En 2018 ese margen fue del 7%. El precio medio de venta por unidad fue de 13.500 euros, lo que para una moto es una cantidad significativa. Su presencia comercial se traduce en 720 distribuidores en 90 países de todo el mundo.

Lamborghini Urus, el toro más vendido

Volkswagen tiene otros objetivos en mente en este momento, y construir vehículos de alto rendimiento con credenciales ecológicas dudosas no parece ser una prioridad. Puede ser un buen momento para deshacerse de las marcas que se encuentran en un momento de buena salud comercial y financiera, tomar un trozo y lavar más la imagen manchada por Dieselgate.

Herbert Diess ya les ha dicho a sus empleados que no quieren terminar como Nokia, de tener una posición dominante a ser un jugador de división inferior. Además, pretende ser un referente no solo en la fabricación de automóviles, sino también en soluciones de movilidad y también en el ámbito del software (donde se amenaza el ascenso de Tesla).

Las posibilidades están abiertas, nada se da por sentado en la sede del Grupo Volkswagen. Pero podemos tejer estos rumores de venta con uno que ya se ha formalizado, el fabricante de camiones Navistar se integrará a Traton, que es la división industrial de Volkswagen, por $ 3.700 millones. Lo que he dicho es una cuestión de prioridades.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *