¿Es el Nissan Juke el ejemplo a seguir entre los SUV pequeños?

¿Es el Nissan Juke el ejemplo a seguir entre los SUV pequeños?

No cabe duda de que los SUV son los protagonistas absolutos en el mercado actual. Se han ido alejando de otras carrocerías como las berlinas e incluso ganan terreno frente al compacto de cinco puertas. Y si hay una marca que ayudó a impulsar esta tendencia de crossover, es Nissan. Los japoneses comenzaron a popularizar estos vehículos con el Qashqai y también lo lograron con el segundo de este linaje. Hemos probado la última generación del Nissan Juke y vamos a analizar sus pros y contras.

La primera generación de este modelo, que surgió en 2010, se destacó como probablemente el ejemplo más original en el segmento de los SUV pequeños. Lo hizo con esa estética tan atrevida y diferente al resto, algo que le ayudó a ganar popularidad. El habitáculo también destacó por esa nueva disposición de la doble pantalla y por la colorida consola central. Sin embargo, también tenía deficiencias como su espacio interior limitado y una calidad bastante pobre en sus acabados y materiales.

Si bien no hubo medias tintas en el primer Juke, o lo amaba o lo odiaba, esta segunda generación es un producto más maduro y con menos controversia. Una década después de su lanzamiento, sigue siendo original en el terreno del diseño, pero da sensación de mayor madurez y es menos llamativo, quizás también porque hay otros rivales que se han puesto las pilas en este apartado. Al mismo tiempo, ha resuelto algunos problemas y ha desterrado los viejos fantasmas del pasado.

Donde más sorprende el nuevo Nissan Juke es en la habitabilidad, gracias a la nueva plataforma y mayores dimensiones consigue una amplitud interior envidiable (un 20% superior) y también un maletero a la altura. Mejora la calidad del interior, especialmente en los acabados superiores de la gama, así como la tecnología y la conectividad. En este apartado, mencionar la integración con Google Assistant y equipos como los altavoces Bose en los reposacabezas de esos asientos deportivos.

Entonces, ¿es el Nissan Juke el ejemplo a seguir? Podemos afirmar casi al 100% que puede ser por sus mejoras y su carisma. Donde más flaquea frente a sus rivales es que este modelo actualmente solo se ofrece con una única mecánica de gasolina. El 1.0 DIG-T de 117 CV vinculado a la transmisión manual es el protagonista absoluto y hace que echemos de menos una gama más amplia para que pueda adaptarse a usuarios de todo tipo.

Fotos:

Fotos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *