¿Financiación o renting? Ventajas e inconvenientes

¿Financiación o renting? Ventajas e inconvenientes

Cuando se trata de comprar un vehículo, hay muchas preguntas que debe hacerse antes de dar el paso. ¿Tipo de vehiculo? ¿Uso privado o profesional? ¿Nuevo o de segunda mano? Pago en efectivo o financiado? Además, ahora se han agregado otras opciones que no implican ser propietario del automóvil. Esto ha creado una nueva pregunta que se ha convertido en una de las más recurrentes: ¿financiación o alquiler?

Lo cierto es que, aunque el pago al contado está muy extendido en España, se realiza principalmente para vehículos de segunda mano con precios asequibles. Está al alcance de pocos bolsillos conseguir un coche nuevo pagando el importe total en el momento de la compra. Por ello, los coches financiados han sido la opción más factible para un coche nuevo, algo que también se ha visto favorecido por las llamativas ofertas que se encuentran a cambio de financiación. Sin embargo, en la actualidad existen otras opciones como el renting, que intentan encontrar su nicho y, además, comer terreno a las soluciones tradicionales.

Cuando financiar el auto

Ya estamos más que acostumbrados a las compras financiadas. Desde la hipoteca de la casa al coche, pasando por electrodomésticos, cámaras, videoconsolas … No es solo una opción para quien no puede pagar el importe total, sino que hay mucha gente que prefiere repartir los pagos en distintas cuotas .

La financiación implica una serie de cuotas mensuales fijas y, en algunos casos, un pago inicial y final. Al tratarse de un préstamo, en esta serie de plazos se incluyen los intereses a pagar. Por tanto, el precio final debe ser superior al precio ofrecido en efectivo.

Sin embargo, en los últimos años se han popularizado las ofertas exclusivas para quienes financian la compra. Estas promociones son ofrecidas por empresas financieras asociadas a la propia marca. De esta forma, esta reducción de precio se compensa con intereses. Por ello, es muy importante estudiar en profundidad la oferta para saber si es interesante o si puedes conseguir un mejor precio pagando en efectivo o recurriendo a un banco o entidad financiera tradicional.

Comprar un coche financiado es ser propietario del vehículo, con todo lo que ello conlleva. De esta forma, el propietario debe hacerse cargo de todos los gastos: seguros, impuestos, mantenimiento, gasolina … Asimismo, el propietario puede vender el vehículo en cualquier momento y así recuperar parte de la inversión.

Cuando elegir alquilar

El alquiler está ganando cuota de mercado a pasos agigantados. Aunque en un principio se veía como una opción casi exclusiva para profesionales, el alquiler para particulares ya es una realidad y una alternativa muy recomendable para determinados casos.

En el caso del alquiler, no hay pago inicial ni final. Todo se reduce a una tarifa mensual durante la duración del contrato. Este alquiler suele durar entre dos y cinco años. La duración, el tipo de vehículo o el número máximo de kilómetros anuales son algunos de los aspectos que pueden aumentar o reducir la cuota.

Ventajas del renting: Lo mejor del renting es no preocuparse por todos los gastos derivados de ser propietario de un coche. La tarifa mensual incluye todos los gastos, excepto el combustible. Seguros, mantenimiento, impuestos, ITV … todos estos gastos corren a cargo de la empresa propietaria, lo que supone un desembolso importante cada año. Desventajas del renting: Es importante tener en cuenta que el renting es un coche de alquiler que siempre pertenecerá a la empresa y no al conductor. Por lo tanto, no puede vender y recuperar parte del dinero. Además, los contratos suelen tener un máximo de kilómetros anuales que se pueden realizar con el vehículo. Superarlo puede generar costos más altos. También tendrá que pagar multas si desea cancelar el contrato antes de tiempo. Las nuevas fórmulas

Para no tener que preocuparse por la duración del contrato, existen nuevas modalidades. Por ejemplo, el coche de suscripción le permite alquilar un vehículo durante meses. De esta forma, al final de ese plazo puedes continuar por más tiempo, cancelar el contrato o cambiar de vehículo.

¿Financiamiento o alquiler? Veamos un caso práctico

Es imposible dar una respuesta clara a la cuestión de la financiación o el alquiler, ya que dependerá mucho de las necesidades del conductor. Ambas opciones tienen ventajas y desventajas y tendrás que sacar la calculadora para hacer los cálculos y ver qué interesa más a cada una.

El alquiler es una opción perfecta para quienes gustan de cambiar de coche con regularidad. Podrán contratar un alquiler de cuatro o cinco años y, cuando esté terminado, firmar uno nuevo con un vehículo nuevo. Es la mejor opción para estar siempre al día. Además, en los coches eléctricos, donde año tras año se prevén importantes avances, es el camino para no quedarse atrás.

Por el contrario, para aquellos que se miren el bolsillo y no les importe alargar al máximo la vida útil del coche, un coche de su propiedad será más rentable. Eso sí, siempre que su mantenimiento sea bueno y no tengas que lidiar con reparaciones con regularidad.

Para acabar con la cuestión de la financiación o el alquiler, hemos realizado una comparativa tomando como ejemplo el Seat León, el vehículo más vendido en España en los últimos años. Por un lado, hemos calculado los costes de poseer un vehículo durante los primeros cinco años. En segundo lugar, tenemos el costo total de hacer un contrato de alquiler de cinco años para el mismo vehículo.

Mesa de elaboración propia

Si miramos los datos totales, lo cierto es que alquilar parece ser mucho más económico. Más de 3000 euros es la diferencia entre el alquiler y el vehículo que posees. Esto se debe a que, aunque el precio de compra del vehículo es de 18.000 €, si se suman los impuestos, el mantenimiento y el seguro por esos cinco años, el coste alcanza los 26.314 €. En el caso del alquiler, las cuentas son más sencillas. Durante esos cinco años habrá que abonar un total de 60 cuotas mensuales. En la oferta encontrada, el pago de cada mes es de 384 €, por lo que el total sería de 23.040 €.

Teniendo esto en cuenta, puede parecer claro que la opción de alquiler es mejor. Sin embargo, hay que tener en cuenta que si eres dueño del coche puedes venderlo y recuperar parte de la inversión. Después de cinco años, el usuario del alquiler devolvería el coche y dejaría de pagar las tarifas. Por el contrario, el propietario podría seguir disfrutándolo o vendiéndolo. Según el tasador de Autos.com, podría conseguir unos 11.500 €. Con este dinero que recuperaría, el gasto total de tener un coche durante cinco años sería de 14.814 €. Por el contrario, con el alquiler el precio total se mantendría en 23.040 €.

En definitiva, ¿financiación o alquiler? Depende. No hay mejor o peor opción. Solo tienes que encontrar el que más se adapte a tus necesidades:

Alquilar es una opción ideal para quienes siempre quieren tener un auto nuevo, o para quienes prefieren no asustarse. La financiación es la más indicada para aquellos que buscan un coche desde hace muchos años, los que priorizan el bolsillo o los que quieren personalizar el vehículo a su gusto.

Lo importante en todos estos casos es comparar para encontrar la mejor opción para los gustos y necesidades de cada uno. Para ello tienes nuestra sección de financiación donde podrás encontrar las mejores condiciones. Además en el apartado de alquiler tenemos las mejores ofertas del mercado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *