Saltar al contenido

Guía para recargar un coche eléctrico o híbrido enchufable

1 noviembre, 2020
Guía para recargar un coche eléctrico o híbrido enchufable

Los vehículos que opten por la electrificación como motor principal, es decir, los que utilizan solo baterías (EV) e híbridos enchufables (PHEV), tienen que repostar de la misma forma que lo haría un modelo de combustión interna, ¿no? Aproximadamente sí. Sin embargo, hay algunas diferencias. Y es normal que surjan dudas, como dónde y cuándo recargar, cuánto cuesta hacerlo y la seguridad que implica esta operación.

Los coches eléctricos y los híbridos enchufables son relativamente nuevos en el mercado, y el hecho de que utilicen electricidad para alimentarse significa que se ha puesto en marcha una nueva infraestructura con la que todavía no todo el mundo está familiarizado. Poco a poco, no quedará más remedio que aprender a manejar las nuevas tecnologías, y los coches eléctricos y los híbridos enchufables son parte de un futuro inminente. Esta guía abordará los puntos clave del proceso de recarga de un vehículo electrificado. Recarga en casa

Siempre que tenga un espacio fuera de la calle, puede cargar un automóvil eléctrico en casa instalando un cargador doméstico exclusivo; También se pueden conectar a un enchufe estándar de dos clavijas, pero la carga es mucho más lenta y los enchufes no tienen las características de seguridad más adecuadas, por lo que esto no se considera una buena práctica. El hogar es a menudo el lugar más conveniente para cargar su automóvil, especialmente cuando se puede enchufar durante la noche.

En general, hay tres formas de recargar:

De serie: aquí, con el cable de 1,8 KW y 8 A para este fin, un vehículo 100% eléctrico de reducidas dimensiones como el Peugeot e-208 o el Honda e puede cargar más del 30% de su batería en una noche con este sistema ; y un híbrido enchufable equivalente, 100% en menos de siete horas.

Acelerado: con un enchufe reforzado (3,2 kW y cable dedicado de 14 A), los mismos vehículos pueden recargar más del 60% de su capacidad de batería en una noche, mientras que el híbrido enchufable alcanzaría el 100% en menos de cuatro horas.

Rápido: si el puerto es monofásico de 7,4 kW, la batería de un full eléctrico se puede recargar en ocho horas, y la de un híbrido enchufable en poco menos de un par de horas. Si la toma es trifásica de 11 kW y tu coche tiene un cargador a bordo de esa potencia, el tiempo de recarga se puede reducir en unas cinco horas.

Recargue fuera de casa

Una opción muy conveniente es dejar que el coche recargue las pilas mientras las usas en el trabajo porque, al igual que en casa, suele estar aparcado durante un largo rato durante el día (o la noche). Muchas empresas están instalando estaciones de carga para el personal y los visitantes por razones de sostenibilidad y para facilitar el cambio a una flota eléctrica.

También puede cargar su automóvil cuando está estacionado en lugares públicos, como en el cine, gimnasio, supermercado, centro comercial, en el centro de la ciudad o donde sea. Generalmente, no es necesario cargar completamente la batería en ciclos completos, por lo que recargarla con relativa frecuencia también significa que nunca se quedará varado o tendrá que esperar varias horas mientras se recarga desde cero.

La clave para utilizar los puntos de recarga es poder localizar los más cercanos y poder pagar la recarga en el acto. Algunas marcas facilitan tanto las tareas con aplicaciones online que localizan los puntos de recarga disponibles como aquellos que son compatibles con tu vehículo, te orientan hacia ellos, organizan itinerarios y rastrean tu consumo; ya sea desde un teléfono inteligente o en la pantalla del sistema de infoentretenimiento.

Tipos de enchufes y cables

En los primeros años de los coches eléctricos, uno de los mayores dilemas era qué tipo de enchufes y cables de carga utilizarían. Si bien las bombas de combustible y los niveles de octanaje se han estandarizado durante mucho tiempo en varios países, los automóviles eléctricos inicialmente tenían diferentes conectores que se ajustan a las baterías de cada fabricante. Sin embargo, en 2014, la Comisión Europea dictaminó que todos los vehículos enchufables nuevos y las estaciones de carga deberían tener un conector Tipo 2.

Aunque todos los vehículos híbridos y eléctricos enchufables del mercado actual tienen este tipo de enchufes de serie (comúnmente conocidos como mennekes o menekes), un automóvil puede ser compatible con varios cables. Es decir, un conector puede ser Tipo 2 en un extremo y diferente en el otro, lo que le permite conectarse a otras fuentes de alimentación. Cabe destacar que no todos vienen de fábrica equipados con este cable: algunos fabricantes te obligan a comprarlos por separado como extra opcional.

Por otro lado, están los conectores de carga rápida de CC, desarrollados por un consorcio de fabricantes alemanes y estadounidenses, incluidos Volkswagen, Audi, Porsche, BMW, Ford, General Motors y Mercedes-Benz. «CCS» son las siglas de Combined Charging System, y es una de las favoritas entre las marcas europeas, así como algunos fabricantes asiáticos como Hyundai. Estos están disponibles para su uso solo en estaciones públicas de «carga rápida», que normalmente proporcionan hasta un máximo de 50 kW de potencia.

Pero mientras que CCS es una tecnología de carga rápida desarrollada por alemanes y estadounidenses, CHAdeMO es su contraparte japonesa. Desarrollado por Nissan, Toyota, Mitsubishi y varias empresas de electrodomésticos, CHAdeMO es la respuesta de la nación del sol naciente a la carga rápida de CC. También funciona con 50 kW de potencia y, nuevamente, todos los vehículos deben tener una toma CHAdeMO dedicada para poder utilizar las entradas proporcionadas en las estaciones de carga públicas.

Y mencionando esto último, todos los puntos de carga públicos tienen un cable que enchufamos directamente al coche, pero otros tienen una toma de corriente a la que debemos conectar el cable que viene con él. También necesitas un cable para enchufar el coche a una toma convencional (tipo Schuko), y es recomendable enchufarlo primero en el punto de carga y luego en el coche; y haz lo contrario desenchufándolo. Y, por supuesto, también almacenarlo y enrollarlo correctamente después de cada uso.

Actualmente, lo más normal es encontrarnos ante tres tipos de cables de carga para vehículos electrificados:

Cable reforzado Modo 2: optimizado para enchufes Green Up reforzados. Puede suministrar hasta 3,2 kW de potencia. Cable Monofásico Modo 3: preparado para puntos de recarga privados o públicos. Puede dar hasta 7,4 kW de potencia. Cable trifásico de modo 3: diseñado para puntos de carga privados o públicos. Puede proporcionar hasta 22 kW de potencia. Seguridad

Recargar un automóvil electrificado es una operación completamente segura. Las estaciones de carga, los enchufes del vehículo y del cargador, así como los cables, están diseñados para ofrecer una carga segura en todas las condiciones, incluso con lluvia torrencial. Todos estos componentes tienen un alto grado de protección IP contra el polvo y el agua. Además, los conectores de los cables se bloquean durante la recarga para evitar accidentes o posibles robos.

No existen problemas importantes de seguridad cuando se trata de cargar automóviles híbridos y eléctricos enchufables. De hecho, la falta de combustible inflamable es un beneficio de seguridad tangible y no es como ver cómo los vehículos se incendian en las estaciones de servicio. Actualmente, lo cierto es que muchos de estos vehículos están basados ​​en modelos de combustión convencionales, por lo que no existe una gran diferencia de seguridad entre los dos.

Precio

¿Cuánto cuesta recargar un automóvil eléctrico o híbrido enchufable? Las tasas exactas varían según muchos factores, pero se pueden establecer algunos puntos de referencia. En primer lugar, lo más económico es recargarlo en casa, algo más que en un punto público de pago (excepto, por supuesto, los que son gratuitos). Y en este último, la tarifa se reduce considerablemente con un servicio de suscripción que la mayoría de los fabricantes ya están empezando a ofrecer a sus clientes con mucho gusto.

En casa, las tarifas están reguladas por el Real Decreto 216/2014, de 28 de marzo. La más adecuada para la recarga de un vehículo eléctrico o híbrido enchufable es la tasa de discriminación horaria supervalle (2.0DHS). En las horas supervalles, por la noche, hay una considerable reducción del consumo y, por tanto, los precios son más bajos. Según datos del Portal de Transparencia de la Red Eléctrica Española (ESIOS), el coste variable de comercialización es de 0,00164 € / kWh (a 30 de octubre de 2020).

En realidad, pasar a comprar un automóvil eléctrico o híbrido enchufable no es tan difícil como parece, y la recarga es solo un ejemplo. De hecho, se puede ver como algo más fácil de repostar que un coche convencional, ya que en realidad existen algunas alternativas que, si tienes la posibilidad de acceder a ellas, te permitirán tener siempre tu vehículo electrificado con un nivel de carga óptimo. .

Peugeot