La calefacción por láminas radiantes que podría hacer más eficientes a los coches eléctricos

La calefacción por láminas radiantes que podría hacer más eficientes a los coches eléctricos

Los coches eléctricos todavía tienen algunos problemas. Uno de ellos es la reducción de autonomía al utilizar la calefacción o el aire acondicionado, un hándicap importante si solo estamos cargando la batería. En los hogares estamos acostumbrados a ver soluciones como la calefacción por suelo radiante para calentar el ambiente, pero en los coches nunca se ha planteado algo similar. Hasta la llegada de estas radiantes películas que podrían ser tendencia en los próximos años.

Es un proyecto llevado a cabo por IAV y Louisenthal, una empresa de tecnología especializada en películas de seguridad. Además de fabricar esas bandas que llevan billetes, recientemente también han creado un concepto de láminas radiantes que sería realmente interesante aplicado en coches eléctricos. En los coches de combustión se podía aprovechar la parte de la energía que se desperdicia en climatización, pero los motores eléctricos destacan por su alta eficiencia y no producen ese calor residual.

Eso hace que las eléctricas actuales cuenten con sistemas de calefacción auxiliares que se alimentan directamente de la electricidad de las baterías. Es habitual ver cómo la autonomía mostrada en el ordenador de a bordo desciende bruscamente cuando se enciende la calefacción o incluso con otros detalles como los asientos con calefacción. La invención de IAV y Louisenthal quiere resolver este problema con sus láminas SmartMesh, que tienen una malla de pistas conductoras en su superficie y se activan aplicándoles voltaje eléctrico.

Esto significa que pueden adaptarse a todo tipo de superficies en el habitáculo, por ejemplo, las puertas, la consola central o el techo interior. Otra ventaja es que son películas transparentes que se podrían instalar en cualquier acabado e incluso respetarían la iluminación ambiental LED. Aunque la verdadera clave es su eficiencia, ya que se calcula que la energía para calentar la cabina es un 20% menor y que la autonomía final sería un 6% más que en un vehículo eléctrico con sistemas actuales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *