Las baterías de los Nissan Leaf son reutilizadas en los AGV de las fábricas

Las baterías de los Nissan Leaf son reutilizadas en los AGV de las fábricas

Siempre pensamos en los coches eléctricos como el futuro del mundo de la automoción. Está claro que tiene muchas ventajas a nivel medioambiental, sobre todo por la reducción de emisiones, pero hay que tener en cuenta desventajas como el reciclaje de baterías. Este proceso aún no es considerado por todos los fabricantes y podría ser altamente contaminante. Salvo que se tomen acciones como dar una segunda vida a las baterías del Nissan Leaf usándolas en los AGV de las fábricas.

Para aquellos que no estén familiarizados con el término AGV, significa «vehículo guiado automatizado» y son un tipo de vehículos automatizados que se utilizan en las plantas de producción de la mayoría de los fabricantes. Son los que van llevando todo tipo de componentes a las diferentes posiciones siguiendo unas bandas magnéticas que están en el suelo. Sin ir más lejos, en la fábrica de Nissan en Oppama (Japón) hay más de 700 AGV ayudando a los trabajadores. Serían más de 4.000 si sumamos todas las instalaciones de la marca japonesa a nivel mundial.

Estos vehículos automatizados funcionan con energía eléctrica, por lo que Nissan pensó que podrían reutilizar las baterías de los Leafs de primera generación que habían terminado su vida útil. Estos modelos contaban con una batería de iones de litio de 24 kWh compuesta por 48 módulos. Para darles un nuevo uso, decidieron tomar tres de estos módulos y adaptarlos para que encajaran en un AGV, que hasta ahora funcionaba con nuevas baterías de plomo-ácido.

Descubrieron que las baterías que ya no servían para alimentar un Nissan Leaf, lograban hacerlo a la perfección con los pequeños vehículos de las fábricas. Además, tenía el beneficio adicional de cargar en menos tiempo, ya que los trabajadores ya no tenían que quitar las baterías de los AGV para cargarlas. Los vehículos ahora se detienen en una estación de carga a lo largo de su ruta y se recargan automáticamente.

Este cambio se traduce en un ahorro de tiempo, pero también en un impacto medioambiental mucho menor. Hay que tener en cuenta que las baterías ya usadas por los coches se están reutilizando y que durarán otros siete u ocho años en los AGV. Las anteriores baterías de plomo-ácido que utilizaban tenían que cambiarse cada uno o dos años. Esta medida se ha realizado con la ayuda del especialista 4R Energy y acerca un poco más a Nissan a la neutralidad de carbono en su producción.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *