Saltar al contenido

Los coches que marcaron hitos en la historia de SEAT

19 agosto, 2020
Los coches que marcaron hitos en la historia de SEAT

La Colección SEAT Históricos, ubicada en el Almacén A122 de la Zona Franca, es la joya de la corona de la marca. Es una recopilación de 70 años de historia a través de los ejemplares más significativos y las creaciones más peculiares. Tras repasar cinco de los coches más especiales de SEAT, ha llegado el momento de hablar de algunos que marcaron hitos en la historia del fabricante.

SEAT «Un millón»

El SEAT 124 fue un modelo muy importante para la marca. Cuando se introdujo en 1968 era una opción ideal para la clase media debido a su tamaño superior más adecuado para familias. Precisamente con este ejemplar se alcanzó un hito importante tras 16 años fabricando coches. El SEAT “Un millón” fue un 124 que alcanzó las siete cifras y se rifó entre los trabajadores. Curiosamente, el agraciado hombre no tenía carnet de conducir y se acababa de casar, por lo que prefirió devolver el coche a SEAT a cambio del precio equivalente.

SEAT Ronda «Tribunal de París»

El SEAT Ronda apareció en 1982 para sustituir al anterior SEAT Ritmo de la época en que estaban vinculados a Fiat. Sin embargo, el camino no fue fácil, ya que la marca italiana informó que su diseño seguía siendo muy similar al del Fiat Ritmo. Se presentaron ante la Corte Internacional de Arbitraje de París con este SEAT Ronda «Tribunal de Paris», una unidad negra en la que todas las diferencias entre los dos habían sido marcadas en amarillo. Le dieron su visto bueno y la Ronda se convirtió en un modelo de gran importancia.

SEAT León Cupra SC 280 «Nürburgring Record»

SEAT siempre ha estado muy dedicado a la competición y también a transmitir deportividad a sus coches de producción. Aunque Cupra es ahora una submarca independiente con su propia cartera de modelos, anteriormente era una denominación utilizada en los ejemplos más radicales de la marca. En 2014 vimos cómo el SEAT León CUPRA SC 280 «Nürburgring Record» se convirtió en el primer coche de tracción delantera en bajar por debajo de los ocho minutos (7: 58.44) en la pista alemana, conducido por el piloto Jordi Gené. Esa misma unidad camuflada con el Performance Pack aún se conserva por el hito logrado.