Ojo al nuevo Great Wall Cannon UTE El pick up que podría marcar un antes y un después

Ojo al nuevo Great Wall Cannon UTE El pick up que podría marcar un antes y un después

Steed y Wingle lograron hacer un buen trabajo en varios mercados internacionales para que las ventas de Great Wall despegaran. Con la división de SUV de Haval separada, la oferta de la marca ‘madre’ estaba desactualizada con modelos interesantes pero no de vanguardia.

Con la nueva generación del GWM Cannon UTE, Pao en otros países, la firma quiere reconquistar al público con un producto muy elaborado, atractivo, con mucho equipamiento y decisivo en cualquier situación gracias al sistema de tracción total con reductor.

Estéticamente, el nuevo Cannon llama la atención por su potente frontal, aunque está claro que no rompe esquemas a la hora de diseñar, algo que se ha buscado precisamente para no correr riesgos. En Great Wall saben que un diseño clásico no desagrada y puede adaptarse a una mayor parte de la población.

En términos de calidad de acabado, el nuevo Cannon ha ganado muchos números enteros entre los que se encuentran materiales acolchados, detalles en efecto aluminio e incluso tapizados de cuero en los acabados más completos. La pantalla táctil para el sistema multimedia será estándar y de hasta 9 pulgadas.

Otros elementos disponibles son los faros LED, airbag central entre los asientos delanteros (novedad absoluta en el segmento), asistente de alerta y cambio de carril, lector de señales de tráfico, frenado automático en ciudad, control de crucero adaptativo, monitor individual de presión de neumáticos, detector de peatones y ciclistas, detector de objetos en ángulo muerto y en maniobras de marcha atrás, etc.

También tendrán acceso y arranque sin llave, sistema de visión aérea, control de clima automático de dos zonas, asientos eléctricos y con calefacción, sensor de lluvia, toma USB en el espejo interior para alimentar una cámara de tablero, cargador móvil inalámbrico, instrumentación con un 7 -pantalla de pulgadas, selector de modo de conducción, etc.

El motor de serie es un nuevo bloque diésel de dos litros con 163 CV en combinación con una transmisión automática de 8 velocidades desarrollada por ZF y tracción integral inteligente con bloqueo del diferencial trasero. Con 400 Nm de par máximo no es de las más prestaciones ni enérgicas pero mueve bien el conjunto como indica la marca.

Lo mejor del nuevo Great Wall Cannon está en su precio ya que parte de tan solo 33.990 dólares australianos, es decir, 20.990 € al tipo de cambio actual. Para encontrar algo parecido en marcas «prestigiosas» habría que invertir más de 60.000 dólares australianos (36.900 €) del equivalente Mitsubishi L200, Toyota Hilux o Ford Ranger. Sin duda, una distancia que será difícil de justificar, sobre todo sabiendo que el chino llega con siete años de garantía.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *