Saltar al contenido

Prueba SEAT Ateca 2020: grandes aciertos y cambios pendientes

24 septiembre, 2020
Prueba SEAT Ateca 2020: grandes aciertos y cambios pendientes

El SEAT Ateca 2020 es un restyling de primera generación. Actualización estética obligada por el propio Tarraco y ‘actualización’ en tecnología. Pero el nuevo Ateca deja cosas en trámite para la próxima generación del modelo.

En 2016 se lanzó el SEAT Ateca como la primera apuesta de la marca española para el segmento de los SUV. Luego el Arona siguió en un subsegmento inferior y el Tarraco, pero arriba. Y tras cuatro años de constante crecimiento relativo en el mercado, en el ranking de ventas de modelos SUV, el SEAT Ateca ya tenía una renovación para dar respuesta a los competidores que han llegado más tarde que él.

Así es el SEAT Ateca 2020, una ‘puesta a punto’; o más bien, una ‘actualización’ que solemos llamar restyling y que, al fin y al cabo, es una sutil renovación de algunos puntos clave que le permitirán seguir siendo una interesante opción de compra para quien busque un SUV de sus características. Y sin tocar lo que no se debe tocar, eso es tan importante, o más, que actualizar lo que requiere una actualización.

El Ateca no ha cambiado dinámicamente, pero sigue siendo líder, lo mejor del SEAT Ateca sigue igual en su renovación para 2020

Lo normal sería empezar con los cambios del SEAT Ateca 2020, su lista de novedades en esta actualización de mediana edad. Pero el Ateca es un modelo ‘especial’, diferenciado de todos sus competidores en cuanto a comportamiento dinámico, y por eso preferí empezar por este punto. La versión de nacimiento del modelo, el Ateca 2016, ya era un referente en el sector para quienes buscan el mejor comportamiento dinámico en un SUV.

Es un modelo que iguala a cualquiera que se siente a conducirlo: parece un compacto, pero es un SUV. Y este, que SEAT sabe perfectamente que es su punto fuerte, se ha mantenido intacto. La marca española ha optado por no tocar aspectos técnicos como la dirección o la suspensión, por lo que el SEAT Ateca 2020 sigue siendo un SUV con excelentes toques de conducción de compacidad. También resultó más barato no abordar esta área, por supuesto.

¿Qué novedades trae el SEAT Ateca 2020?

Ahora sí: los cambios. El nuevo SEAT Ateca cambia de medidas, pero poco. Está construido sobre la misma plataforma -y quédate con este hecho- por lo que sus 18 mm adicionales de longitud solo importan en el papel, porque lejos de beneficiar la habitabilidad interior, afectan solo a su carrocería. Es más largo, sí, pero solo porque tiene paragolpes nuevos. Sin mejoras en el espacio para los asientos traseros o el maletero.

Los nuevos faros no solo son estéticos, son Full LED.

Con estos nuevos paragolpes, el SEAT Ateca 2020 luce más actual y se diferencia de las versiones de 2016 hasta ahora. Se mantienen sus 2,63 metros de batalla que ya le permitían ofrecer un buen espacio interior y sus correctos 510 litros de maletero siguen intactos también. Y a nivel estético y funcional, contamos con nuevas ópticas Full LED, así como una rejilla revisada.

El aspecto del SEAT Ateca 2020 es, efectivamente, más moderno y actual. Tampoco se había quedado atrás a pesar de los años, pero la propia gama de la marca -la Tarraco, en concreto- obligó al Ateca a ponerse al día. Y lo hace no solo a nivel estético, sino también a nivel de seguridad y comodidad con estos faros Full LED. Un gran cambio.

Nuevo acabado XPERIENCE para un Ateca más campero

Ni el SEAT Ateca ni sus homólogos son vehículos todoterreno. También es evidente. Pero este, y otros, son modelos aptos para pistas de tierra y ‘algo más’. Y si le vamos a dar este tipo de uso, aunque sea ocasionalmente, las protecciones de plástico negro para los pasos de rueda, y la parte inferior de la carrocería, son más que un simple accesorio estético -que también puede ser motivo de compra- para el Ateca.

La carrocería está protegida y decorada con el nuevo acabado XPERIENCE.

Y en el nuevo acabado XPERIENCE, además de esto, se nos ofrece un acabado con aspecto de aluminio para los parachoques delantero y trasero. Este nuevo acabado es el sabor más rústico del SEAT Ateca debido a sus diferencias en la carrocería, y estos pequeños cambios son importantes incluso para un uso todoterreno ocasional. O incluso en zonas de montaña, donde la sal en el asfalto es común.

Más cambios en el nuevo SEAT Ateca, por fuera y por dentro

Junto a las anteriores novedades, el nuevo Ateca ha recibido nuevas llantas de 16 a 19 pulgadas y un nuevo color de carrocería, alcanzando ahora un total de diez opciones diferentes. Y por suerte, o por desgracia, en la tapa del maletero ahora podemos leer ‘Ateca’ en estilo caligráfico, como en el nuevo León -sí, sin acento …- o el Tarraco FR.

En el interior, aunque las medidas no han cambiado a favor de la habitabilidad, la renovación del modelo se ha aprovechado para mejorar las calidades, por ejemplo en los paneles de las puertas, y mejorar la tecnología. Con especial protagonismo de las nuevas pantallas multimedia de 8,2 o 9,2 pulgadas en diagonal y una revisión del cuadro de instrumentos digital a nivel gráfico.

La mejora se nota en el interior, la pantalla llega hasta las 9,2 pulgadas.

Es en este aspecto que hay mayor presión con cada nuevo lanzamiento de los diferentes fabricantes, por lo que SEAT se ha puesto al día con los controles de voz del sistema multimedia, con soporte para Apple CarPlay sin cables -Android Auto todavía con cable- y también real. -servicios de tiempo como el clima o el tráfico, cosas para las que muchos usuarios recurren a su propio teléfono inteligente.

Actualizar la pantalla a poco más de 8 o 9 pulgadas está bien. El salpicadero del SEAT Ateca está diseñado para centrar el sistema multimedia y que las salidas de ventilación sean una a cada lado; Es por eso que una pantalla de 10 pulgadas no ‘encaja’, ya que podría haber sido una mejor opción aún. Y modificar este tablero, para una pantalla aún más grande, debido a los costos involucrados, es más típico de una nueva generación que un restyling. La actualización a este respecto está bien.

Buenos cambios, pero para los más importantes tendremos que esperar a una nueva generación

Esta pantalla, que podría ser más grande, no es aún la única limitación que tuvo SEAT en el desarrollo de un restyling del Ateca, por motivos de acercarse al modelo en su primera generación. Hay otros cambios que habrá que esperar a una nueva generación del SEAT Ateca, para la que todavía pasarán unos años.

No hay versiones híbridas suaves ni híbridas enchufables, aunque esta no se perderá tanto.

La limitación más importante la impone la que mencionamos antes, la plataforma MQB sobre la que está construida, que no le permite ofrecer una versión híbrida enchufable como la que pronto recibirá el SEAT Tarraco, o versiones híbridas suaves. ya que, poco a poco, van recibiendo a todos y cada uno de sus hermanos de catálogo.

El híbrido enchufable es quizás un ‘mal menor’, que no existe en este restyling, porque es un modelo compacto con consumos ajustados y no tan enfocado a viajes largos como el Tarraco. No es tan importante, en este segmento, para el público y el uso al que está enfocado, que haya una versión híbrida enchufable en la gama que tendrá el SEAT León.

Pero faltan las versiones híbridas suaves que también ofrece el nuevo León. Por etiqueta, más conveniente y menos restrictiva, y también por consumo. Sin embargo, el SEAT Ateca 2020 cuenta con un amplio abanico de opciones en el apartado mecánico: con 115 CV de arranque en gama gasolina, con el 1.0 TSI de tres cilindros, la opción de idéntica potencia pero con las versiones 2.0 TDI y 150 o 190 CV. de potencia gracias al 1.5 TSI y al 2.0 TDI. Y todo ello con configuraciones con transmisión manual o automática, así como con tracción delantera o 4Drive, la tracción a las cuatro ruedas de la casa.

Aunque con deficiencias menores, el Ateca es una buena renovación, una buena actualización para una buena opción SUV

Ha sido la propia marca la que se ha obligado a renovar el SEAT Ateca a nivel estético. El Tarraco impuso un nuevo lenguaje de diseño en casa, basado en el tercer León, pero sustancialmente matizado, y la cuarta generación del SEAT León ha reforzado la apuesta. Así que con esto, aunque el nuevo Ateca deja la óptica frontal ‘empotrada’ detrás de la parrilla o la tira de LED que une a los drivers para su próxima generación, ya está actualizado en la gama.

La actualización estética es acertada y con el ‘plus’ del acabado XPERIENCE. Y el interior es mejor para el salto en calidades. La renovación en el apartado multimedia y tecnológico también es un acierto, aunque una pantalla más grande hubiera sido el ‘diez sobre diez’. Pero las versiones híbridas suaves, dentro de su extenso catálogo de mecánicas, son opciones que se echarán de menos, mientras que pocos o ninguno echará de menos el Ateca híbrido enchufable que ni ha llegado ni llegará en este restyling.

El SEAT Ateca debería ser el primer SUV a tener en cuenta para aquellos que disfrutan conduciendo, y no solo tienen que conducir y hacerlo. Su confort de conducción en carretera está a un buen nivel y su comportamiento dinámico en carreteras sinuosas es excelente, por lo que sigue siendo la opción líder en este sentido y ofrece una experiencia de conducción muy, muy similar a la de los turismos compactos.

Su precio de salida es de 18.700 euros con un motor 1.0 TSI de 115 CV y ​​con los descuentos aplicables. Así que este restyling del SEAT Ateca, incluso con sus ‘peros’ muy pequeños, es sin duda un SUV atractivo en casi todos los niveles.