Saltar al contenido

PSA y Total crean una joint-venture para fabricar baterías en Europa

7 septiembre, 2020
PSA y Total crean una joint-venture para fabricar baterías en Europa

El grupo PSA se ha asociado con la corporación petroquímica francesa Total para crear una empresa completamente nueva cuyo único objetivo es el desarrollo y fabricación de baterías de litio en Europa. Esta nueva empresa se llama Automotive Cells Company y va a recibir una inversión de 5.000 millones de euros en los próximos 10 años.

El Grupo PSA estima que para el 2030 verá su demanda de baterías de litio multiplicada por nada menos que 15 veces, por lo que ha decidido crear su propio proyecto de desarrollo y fabricación de estos dispositivos con el fin de dar respuesta a sus necesidades futuras y no tienen que depender de terceros.

Para ello, los del Grupo PSA Peugeot Citroën, parte integrante de la futura corporación STELLANTIS, han unido fuerzas con otro gigante francés, la petroquímica Total, y han creado la joint-venture Automotive Cells Company (AAC). Este proyecto contará con una inversión total de 5.000 millones de euros que se desembolsarán en varias fases durante los próximos 10 años. Parte de este enorme capital, unos 1.300 millones de euros, procederá de subvenciones de la Comunidad Económica Europea, de ahí que esta nueva empresa, de momento, sólo haya anunciado la construcción de instalaciones en el viejo continente.

Opel Corsa-e.

Según la información revelada hasta el momento, esta nueva empresa contará con dos nuevas fábricas en Europa y unas instalaciones de I + D + i. Este último estará ubicado en Burdeos, Francia, aunque antes están preparando una planta piloto, en las instalaciones de Saft, un conocido fabricante francés de baterías que forma parte de Total. La primera de las nuevas plantas de montaje estará ubicada en Douvrin, Francia, y la otra en Alemania, en la zona de Kaiserslautern. Estas fábricas se construirán en fases y con el tiempo se ampliarán para aumentar la producción de baterías según la demanda.

El objetivo final es tener 2 instalaciones en Europa capaces de fabricar baterías hasta un total de 48 GWh entre las dos plantas. Si bien estas instalaciones inicialmente solo tendrán una capacidad de 8 GWh al año, se ampliarán a 16 GWh en una segunda fase y finalmente, hacia 2030, aumentarán hasta la producción máxima total anunciada de 24 GWh para cada una de estas plantas. .

Una vez que ambas plantas alcancen su capacidad máxima, se producirán suficientes baterías para producir 1 millón de vehículos eléctricos por año. Se espera que la planta piloto de Saft en Nersac, Francia, esté lista a partir de 2021, para lo que ya ha recibido una inversión de 200 millones de euros. La futura planta de Douvrin debería comenzar a construirse en 2023, inicialmente con una capacidad de producción anual de 8 GWh de baterías.