Saltar al contenido

¿Puedo recibir una multa por conducir sin las gafas puestas?

17 agosto, 2020
¿Puedo recibir una multa por conducir sin las gafas puestas?

Son muchas las personas que necesitan gafas o lentillas para poder ver correctamente, y más a la hora de conducir. Sin embargo, una proporción importante de estos (se estima que uno de cada ocho conductores que necesitan gafas prescinde de ellas) se llevan el coche de la misma forma, quizás sin saber cuáles son las consecuencias de ello. Por supuesto, esto es ilegal y usted, como infractor, puede ser sancionado con multas u otras sanciones.

Conducir en violación de las menciones, adaptaciones, restricciones u otras limitaciones en su permiso o licencia de conducir también es un delito punible. Cuando un conductor necesite anteojos para conducir (o tenga alguna otra limitación para conducir distinta a las establecidas en el Reglamento General de Conductores), deberá especificar en su licencia el código de identificación de dicha limitación. Saltarse se considera una falta grave (art. 3 de la RG para Conductores), con una sanción económica de hasta 300 € sin pérdida de puntos.

El artículo, de hecho, se refiere a seis posibles elementos de corrección de la visión que podemos necesitar: gafas (código 01.01), lentes de contacto (01.02), gafas protectoras (01.03), lentes opacas (01.04), cubre ojos (01.05) y gafas o lentes de contacto (01.06). Cualquier modificación de estos códigos en una licencia de conducir deberá ser decretada en la Jefatura Provincial de Tráfico, justificando el motivo de su exclusión o incluyéndola en la licencia y en el expediente del organismo de gobierno autonómico que vela por nuestra seguridad en las carreteras.

Si te preguntas cómo sabe la Dirección General de Tráfico (DGT) si necesitas o no gafas para poder conducir un vehículo, hay que decir que este detalle ya lo conoce esa persona que se sienta detrás de ti en el auto de la escuela de manejo mientras usted toma el examen de manejo. Los códigos que acabamos de describir aparecen junto al número 12, el apartado correspondiente a las observaciones en nuestro permiso de conducir. Eso significa que si un oficial nos impide conducir, puede verificar si necesitamos o no usar anteojos.

Además de la vista, el carnet de conducir también puede reflejar si necesitamos algún tipo de audífono, ver un audífono o cualquier otro elemento que sea capaz de amplificar los sonidos del exterior al oído. Incluso puede dejar en claro la necesidad de utilizar prótesis u órtesis del sistema musculoesquelético, o limitaciones por motivos médicos como la necesidad de conducir sin pasajeros, solo por el día o una limitación de velocidad específica. En resumen, si tiene algún tipo de «necesidad especial» de conducir, la DGT lo sabrá.

¿Es necesario llevar un par de gafas de repuesto en el coche?

La creencia popular de que los anteojos de repuesto siguen siendo necesarios en el automóvil incluso ha llevado a algunos agentes de la ley a emitir multas incorrectas. Porque desde 1997, cuando se aprobó el Anexo IV del Reglamento General de Conductores, dejó de ser obligatorio. Pero al igual que fumar detrás del volante, que no es una multa (al menos por ahora), es muy recomendable llevar un juego de repuesto. La lógica es simple: si se rompen las principales y esto impide la correcta visión al conducir, estaríamos en peligro, al igual que el resto de usuarios de la vía pública.

Si me han operado de los ojos, ¿qué debo hacer?

Citado unas líneas más arriba, cualquier modificación de estos códigos en un permiso de conducir deberá ser decretada por la Jefatura Provincial de Tráfico, justificando el motivo de su exclusión o inclusión. En este sentido, es necesario que el interesado proporcione el informe oftalmológico de la cirugía que se ha realizado en un centro de reconocimiento médico del conductor y que acredite su aptitud visual. Una vez recibido el referido informe, la sede provincial correspondiente procedería a excluir o abolir el código 01.

El trámite se realiza de esta forma porque, hasta que llega el momento de renovar el carnet de conducir, con el reconocimiento médico que lo acompaña, queda oficialmente establecido que necesitamos lentes correctivos. Si por malas coincidencias en la vida recibes una multa por no llevar gafas o cualquier otro elemento corrector por no tener el informe médico, siempre puedes optar por acudir a la DGT con la prueba clínica para solicitar que se retire la infracción; No sabemos si hay alguien a quien le guste pagarle al Estado porque sí.

Motor.es