¿Qué características hacen buenos a los neumáticos de invierno?

¿Qué características hacen buenos a los neumáticos de invierno?

Existe la tendencia a pensar que los neumáticos de invierno están diseñados específicamente para conducir en condiciones extremas de nieve. Sin embargo, son realmente neumáticos para circular en el frío, ya que su rendimiento es mejor que cualquier otro tipo de calzado en cualquier superficie cuya temperatura se acerque a los cero grados centígrados, una cifra que encontramos fácilmente en los inviernos peninsulares.

Pero no confunda los neumáticos de invierno con los neumáticos para nieve con clavos. Los primeros no tienen los postes metálicos que sobresalen de la banda de rodadura, lo que proporciona tracción en condiciones de hielo. En cambio, están hechos de compuestos de caucho especializados con patrones particulares de la banda de rodadura que brindan una mejor tracción en más tipos de condiciones climáticas frías. Piense en los países del norte de Europa. En ellos, los conductores viajan con estos neumáticos sin tener que preocuparse por si se atascan.

¿Qué hace que los neumáticos de invierno sean especiales?

Sus materiales y diseño de la banda de rodadura

El caucho utilizado en los neumáticos de invierno necesita temperaturas frías para funcionar de la mejor manera. La mayoría de los fabricantes usan sílice en el compuesto porque ayuda a que la goma se mantenga flexible (en lugar de endurecerse) cuando las temperaturas caen por debajo de los 7 ° C. Además, el diseño de la banda de rodamiento presenta ranuras profundas para una mejor tracción en la nieve. El patrón tiene más ranuras, que suelen ser más anchas y numerosas que en los neumáticos para todas las estaciones y de verano.

Su resistencia a las bajas temperaturas

La principal característica definitoria de los neumáticos de invierno es su capacidad para soportar bajas temperaturas. Debido a su diseño, la goma de un neumático tiende a endurecerse, perdiendo así sus propiedades de agarre. Si se someten a temperaturas muy bajas y un uso intenso, pueden agrietarse e incluso puede desaparecer parte de su banda de rodadura. Sin embargo, en los neumáticos de invierno, la mezcla de caucho que utilizan hace que el caucho sea mucho más flexible, lo que les permite resistir más y mantener sus propiedades a bajas temperaturas.

Su agarre y manejo en condiciones de nieve

Además del compuesto, lo que hace que estos neumáticos funcionen bien en nieve o hielo es la gran cantidad de ranuras o micro ranuras que tienen en la banda de rodadura. En el caso de algunos neumáticos, pueden tener hasta 2.500 microsurcos. El funcionamiento de estos es sencillo: unos inciden sobre otros, estimulándolos a abrir y deshacer la nieve, consiguiendo así un mejor agarre ante superficies realmente resbaladizas. En este caso, recuerde comenzar con la relación de transmisión más larga posible y jugar con el embrague.

Tu mejor distancia de frenado

Los neumáticos con marcas de invierno resisten mejor la deformación gracias a las coronas y los bloques de hombro. Esto se traduce en mejores fuerzas de frenado y mejor agarre, reduciendo así la distancia para frenar. Un neumático de invierno reduce la distancia de frenado hasta 5 metros en una superficie mojada a velocidades entre 90 y 120 km / h, y hasta 11 m en superficies nevadas a 30 km / h en comparación con los neumáticos de verano. Eso sí, cuando la profundidad del dibujo es inferior a 4 mm, hay que cambiarlos.

Su resistencia al efecto aquaplanning

En estos neumáticos, las ranuras y ranuras son hidrodinámicas, es decir, son más profundas y están especialmente diseñadas para favorecer la evacuación del agua. Esto permite una tracción mejorada incluso en nieve derretida. Ten en cuenta que, si hay poca cantidad de agua o nieve en el asfalto, los neumáticos podrán desalojarlo y no habrá problemas. Donde hay que estar más atento son esas balsas y placas que se forman en la carretera, y la velocidad a la que viajas, porque cuanto más rápido vas, menos tiempo hay para evacuar.

¿Son los neumáticos de invierno la única alternativa para el frío?

Por último, pero no menos importante, decir que en España estamos acostumbrados a los inviernos “suaves” en la mayor parte de la península. Esto significa que los neumáticos de invierno no son los únicos adecuados para conducir en condiciones de frío y nieve. Si bien los neumáticos para todas las estaciones no se consideran puramente invernales, están desarrollados para ofrecer un buen desempeño en bajas temperaturas, ya que cuentan con el pictograma de la montaña con tres picos con un copo de nieve que les permite hacerlo. .

conclusión

En definitiva, podemos decir que los neumáticos de invierno son los que ofrecen un rendimiento óptimo por debajo de los 7 ° C. De igual forma, están preparados para favorecer una mejor tracción, agarre, frenada, maniobrabilidad y resistencia al aquaplaning. Todos están marcados con la designación M + S (Barro y nieve; barro y nieve) y con el pictograma de una montaña con tres picos con un copo de nieve en su interior. Y si no eres un habitual en zonas donde cae mucha nieve, un juego de neumáticos para todo clima puede ser una gran alternativa.

Buen año

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *