¿Serán las baterías en posición vertical el futuro del automóvil?

¿Serán las baterías en posición vertical el futuro del automóvil?

En los últimos años estamos asistiendo a una gran ofensiva de coches eléctricos. Esta tecnología que ya forma parte del presente, parece que será la pauta en el futuro, aunque todavía falta mucha evolución en algunos aspectos. Si bien la mayoría de marcas buscan mejorar la eficiencia y autonomía de estos vehículos, tenemos una solución que podría resultar interesante. Page-Roberts Automotive, un pequeño fabricante británico, propone colocar las baterías en disposición vertical para lograrlo.

Lo cierto es que es un pensamiento un tanto transgresor y que, a priori, no tiene mucha lógica. El hecho de que todos los coches eléctricos de producción actual tengan la batería colocada horizontalmente debajo del suelo del coche no es una coincidencia. Por las dimensiones de un vehículo (mucho más largo que el ancho y el alto), es el área más utilizable, sin mencionar que también ayuda a distribuir pesos. Acercarse al suelo baja el centro de gravedad y ayuda a reducir la inercia.

Primer prototipo de Page-Roberts Automotive

Pero, de cara a todo lo establecido, Page-Roberts Automotive cree que poner las baterías en posición vertical y ocupar parte de la cabina podría mejorar aspectos como la autonomía, el diseño, la experiencia de usuario o el coste de producción. Cambiaría prácticamente todo, ya que sus coches tienen el paquete de baterías sobresaliendo a la altura del pilar B y tienen las filas de asientos enfrentados (dando la espalda) partiendo de ese saliente.

Su creador afirma que la estructura para proteger la batería requiere que los autos actuales tengan una distancia entre ejes y altura generosas, con su diseño, los autos podrían ser más compactos y livianos. De hecho, en plataformas de este tipo se podría fabricar desde coches deportivos de cuatro plazas hasta grandes SUV de siete pasajeros, pasando por coches pequeños y compactos. También permitiría diseños más aerodinámicos para aumentar la autonomía en torno al 30% en comparación con los coches actuales.

Page-Roberts Automotive habla de autonomías de 563 a 692 kilómetros en función de la carrocería y el tamaño de las baterías, pero no especifica la capacidad ni la potencia por el momento. Por la filosofía que tienen, parecen buscar baterías compactas con tiempos de carga reducidos. También estima que el costo de fabricación podría reducirse hasta en un 36% al evitar las costosas estructuras de aluminio o compuestos para compensar la masa adicional. Veremos si esta idea se acaba cuajando o se queda en agua de borraja.

Page-Roberts

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *