Saltar al contenido

Toma de contacto con la gama EQ Power de Mercedes-Benz. ¿Los híbridos enchufables con más autonomía eléctrica del mercado? | forococheselectricos

22 octubre, 2020
Toma de contacto con la gama EQ Power de Mercedes-Benz. ¿Los híbridos enchufables con más autonomía eléctrica del mercado? | forococheselectricos

El pasado lunes 19 de octubre, Mercedes-Benz llevó a cabo la presentación nacional de su renovada gama de híbridos enchufables EQ Power, actualmente compuesta por un total de 22 modelos con 14 carrocerías diferentes que conforman un portafolio completo que va desde el compacto A -Clase para el SUV ejecutivo GLE (esta oferta se enriquecerá aún más pronto con la llegada del híbrido enchufable Clase S; sin embargo, nos confirmaron que el GLS no seguirá sus pasos por ahora).

La firma alemana destaca varios puntos fundamentales de su familia EQ Power: por un lado, sus modelos se encuentran entre los de mayor autonomía eléctrica del mercado europeo (sus baterías tienen una media de un 20% más de capacidad que la competencia); por otro, son los únicos híbridos enchufables disponibles con motor diésel en España. Además, algunos de ellos tienen carga rápida CC opcional.

Estas variantes serán una pieza fundamental en la estrategia de electrificación del grupo Daimler, que en 2025 quiere tener más de diez coches eléctricos puros y más de veinticinco híbridos enchufables. Sin embargo, Mercedes-Benz sabe que se trata de una tecnología de transición: en 2030, su gama de coches eléctricos superará los 20 modelos, mientras que la de híbridos enchufables habrá caído por debajo de los 25.

Esta evolución hacia la electrificación también repercutirá en su oferta de motores térmicos, ya que para 2025 la firma estima que habrá reducido en un 40% su gama actual de propulsores gasolina y diésel, hasta llegar al 70% en 2030.

La compañía ofrece actualmente tres tipos de arquitecturas híbridas enchufables dentro de su gama EQ Power: la que ensambla su oferta compacta (Clase A, Clase A Sedan, Clase B, CLA Coupé, CLA Shooting Brake y GLA; posiblemente en el futuro añadirá también el GLB), el de su oferta intermedia (Clase C, Clase C Estate, GLC, GLC Coupé, Clase E, Clase E Estate), y la superior (GLE, GLE Coupé). Todos ellos tienen derecho a la pegatina CERO de la DGT, aunque solo los coches compactos y las berlinas Clase C con motor de gasolina pueden beneficiarse de las ayudas del Plan MOVES II: el resto supera el límite de precio.

Los compactos Mercedes-Benz EQ Powers combinan un motor de gasolina 1.3 turboalimentado de cuatro cilindros y 160 hp (118 kW) asociado con un motor eléctrico de 102 hp (75 kW) a través de una caja de cambios 8G-DCT, lo que les da una potencia máxima de 218 hp (160 kW) y un par de 450 Nm. La batería en todos los casos es de 15,6 kWh, pudiendo acceder a potencias máximas de 7,4 kW (3,7 kW de serie) en modo alterno (10% -100% en 1 hora y 45 minutos) y 24 kW en continuo (opcional, 10% -80% en 25 minutos). La velocidad máxima en modo eléctrico por su parte se mantiene en 140 km / h.

Una de las peculiaridades más interesantes de la plataforma modular MFA 2 que utilizan estos modelos es que permite integrar las baterías en los bajos del vehículo, lo que permite mantener casi intacta la capacidad del maletero (no obstante, al ocupar la parte trasera mitad del bastidor, el sistema de escape termina en el centro del vehículo, mientras que el silenciador trasero se encuentra en el túnel central).

El rango se configura de la siguiente manera:

A 250 e: entre 60 y 68 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 39.350 euros antes de ayudas. Un 250 e Sedan: entre 61 y 69 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 40.150 euros antes de ayudas. B 250 e: entre 56 y 67 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 43.025 euros antes de las ayudas. CLA 250 e Coupé: entre 60 y 69 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 44.850 euros antes de ayudas. CLA 250 e Shooting Brake: entre 58 y 68 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 46.000 euros antes de ayudas. GLA 250 e: entre 53 y 61 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 48.685 euros antes de las ayudas.

En el caso de la Clase C, GLC y Clase E encontramos las variantes 300 y 300 de, equipadas con motores gasolina y diésel respectivamente. Ambos motores son 2.0 tetracilíndricos y turboalimentados, con 211 CV (155 kW) en el caso de gasolina y 194 CV (143 kW) en diésel. El motor eléctrico por su parte rinde 122 CV (90 kW), estando integrado en la caja de cambios 9G-TRONIC.

La potencia combinada es de 320 CV (235 kW) y 306 CV (225 kW) respectivamente, mientras que la velocidad máxima en modo eléctrico supera los 130 km / h. Las baterías alcanzan los 13,5 kWh de capacidad, mientras que el cargador interno refrigerado por agua admite una potencia máxima de 7,4 kW de corriente alterna, pasando del 10% al 100% en una hora y media.

La Clase C está disponible exclusivamente con tracción trasera, el GLC con tracción total 4MATIC y la Clase E con ambas posibilidades. El GLC puede remolcar hasta 2.000 kg de peso, mientras que la Clase C no tiene el sistema de información y entretenimiento MBUX de última generación que tienen los otros modelos EQ Power.

En este caso, la oferta se articula de la siguiente manera:

C 300 e: entre 49 y 56 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 53.625 euros antes de las ayudas. C 300 e Estate: entre 48 y 54 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 55.075 euros antes de las ayudas. C 300 de: entre 47 y 55 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 56.125 euros. C 300 de Estate: entre 46 y 53 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 58.775 euros. GLC 300 e 4MATIC: entre 38 y 45 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 62.375 euros. 4MATIC GLC 300: entre 40 y 45 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 64.200 euros. GLC 300 e 4MATIC Coupé: entre 39 y 43 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 65.325 euros. 4MATIC Coupé GLC 300: entre 41 y 45 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 67.150 euros. E 300 e: entre 49 y 53 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 63.900 euros. E 300 e Estate: entre 47 y 49 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 66.725 euros. E 300 e 4MATIC: entre 46 y 49 km WLTP de autonomía eléctrica, aún no se ha fijado precio. E 300 de: entre 50 y 53 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 65.150 euros. E 300 de Estate: entre 48 y 50 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 67.980 euros. E 300 de 4MATIC: entre 46 y 49 km WLTP de autonomía eléctrica, aún sin precio fijado. E 300 de 4MATIC Estate: entre 45 y 47 km WLTP de autonomía eléctrica, aún sin precio fijado.

El enorme GLE, por su parte, se beneficia de las últimas tecnologías eléctricas de Daimler. Este vehículo tiene una batería de 31,2 kWh, mayor que la de algunos coches eléctricos puros; Además, dispone de carga alterna a 7,4 kW (3 horas y 15 minutos para recuperar el 100% de su autonomía) y 60 kW de forma continua (opcional, 10% -80% en 20 minutos, 10% -100% en 30 minutos).

Tanto los motores de gasolina como los diésel son idénticos a los de la familia anterior; sin embargo, el propulsor eléctrico aumenta su potencia a 136 hp (100 kW), lo que resulta en una mayor potencia combinada (333 hp / 245 kW para gasolina y 320 hp / 235 kW para diesel). También se conserva la caja 9G-TRONIC. Todos los GLE híbridos enchufables tienen tracción total 4MATIC y son capaces de remolcar hasta 3500 kg. Curiosamente, la velocidad máxima en modo eléctrico es mayor en diésel (160 km / h) que en gasolina (140 km / h).

La familia GLE de variantes híbridas enchufables consta de cuatro modelos:

4MATIC GLE 350: entre 90 y 99 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 78.125 euros. GLE 350 e 4MATIC: entre 90 y 99 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 76.400 euros. GLE 350 de 4MATIC Coupé: entre 82 y 100 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 87.700 euros. GLE 350 e 4MATIC Coupé: entre 89 y 95 km WLTP de autonomía eléctrica, desde 86.250 euros.

Por otro lado, Mercedes-Benz confirmó durante la rueda de prensa que hasta el 31 de diciembre, todos sus modelos EQ Power incluirán la instalación gratuita de un punto de recarga (en casa o en la empresa del cliente) con tres años de garantía, algo que es posible gracias a los acuerdos de colaboración de la marca con Iberdrola.

Tanto los modelos EQC eléctrico puro como los EQ Power equipados con la última versión del sistema de infoentretenimiento MBUX contarán con el servicio Mercedes me Charge, que dará acceso opcional a una extensa red pública de carga compuesta por más de 300 operadores en toda Europa. Mercedes me Charge contará con una aplicación específica para smartphones e incluirá pagos integrados, mientras que los importes de cada proceso de cobro aparecerán mensualmente en una factura detallada.

Contacto

Mercedes-Benz pone a nuestra disposición tres modelos de su gama EQ Power: un A 250 e Sedan, un C 300 de Estate y un GLE 350 de 4MATIC. Es decir, una gasolina y dos diésel. Desafortunadamente, apenas tuvimos media hora para probar y tomar fotos de cada automóvil, por lo que fue difícil sacar conclusiones detalladas de nuestros cortos recorridos por la ciudad y carreteras de circunvalación.

Por fuera y por dentro, los tres modelos son prácticamente indistinguibles de sus hermanos térmicos, algo que los conductores más discretos probablemente apreciarán. Sin embargo, la Clase C y GLE son fácilmente detectables por la presencia de la toma de carga en el parachoques trasero, una ubicación algo delicada debido a lo expuesta que está la tapa a cualquier pequeño golpe. En el caso de la Clase A, el enchufe se encuentra en el lateral, como la boca de llenado del tanque de combustible.

En el interior, lo más sorprendente es que la Clase A está un pequeño paso por delante de la Clase C más veterana en cosas como el acabado (la consola central negra piano de la Clase A se sentía sólida, mientras que la Clase C tenía algunos crujidos). o el sistema de infoentretenimiento (los responsables de la marca nos confirmaron que el actual Clase C no podrá montar el sistema MBUX, que funciona con fluidez y cuenta con un práctico control por voz equipado con reconocimiento de lenguaje natural).

El GLE por su parte se sitúa a un nivel superior a sus hermanos menores, con una suntuosa cabina en la que, sin embargo, la falsa boquilla de aire acondicionado ubicada a la derecha de la pantalla central está un poco fuera de lugar. En cualquier caso, nos encontramos ante tres vehículos con acabados cuidados y materiales de calidad, algo que por otro lado era de esperar en coches de su precio.

El Clase C dispone de dos sistemas independientes para seleccionar los modos de conducción: por un lado, los relacionados con la respuesta del coche (ECO, prioriza el bajo consumo; Confort, busca maximizar el confort; Sport, enfocado al rendimiento, mantiene siempre conectado el calor motor; e Individual); y por otro, las que afectan al sistema híbrido (Híbrido, alterna el motor eléctrico, el motor térmico o utiliza ambos a la vez para lograr una buena relación rendimiento / consumo; E-Mode, obliga a una conducción 100% eléctrica; E- Save, limita la conducción eléctrica para mantener la carga de la batería y la carga fuerza la conducción térmica al 100% para cargar la batería).

Los modelos con MBUX (Clase A y GLE) tienen seis modos de conducción que combinan lo anterior: ECO (ECO + Hybrid), Nivel de batería (Charge + E-Save), Eléctrico (E-Mode), Comfort (Comfort + Hybrid), Sport e Individual. Esto hace posible simplificar significativamente las opciones disponibles.

Dada la brevedad de nuestra prueba, con los tres modelos circulamos casi todo el recorrido en modo 100% eléctrico. En los tres casos probamos la aceleración de los coches (que acabó provocando el arranque del motor térmico, sorprendentemente silencioso y bien aislado en el diésel), por lo que no se podía considerar que realizáramos una conducción especialmente eficiente.

En promedio, la Clase A consumió 17,6 kWh / 100 km, la Clase C 17,9 kWh / 100 km y la GLE 25,8 kWh / 100 km. Estas cifras son meramente indicativas y en la práctica no nos permiten juzgar objetivamente la eficiencia de los vehículos. En cualquier caso, dado el tamaño de sus baterías, más generosas que en la mayoría de sus rivales, debería ser relativamente fácil para la Clase A y GLE poder cubrir en modo 100% eléctrico los desplazamientos diarios del 90% de los vehículos. población, cuál de Según Mercedes-Benz hace menos de 50 km al día.

Relacionados | Daimler (Mercedes-Benz) cree que los legisladores europeos deberían promover el despliegue de infraestructura de carga pública para coches eléctricos