Saltar al contenido

Un coche eléctrico de ocasión por menos de 10.000 euros en España. Analizamos la oferta | forococheselectricos

27 septiembre, 2020
Un coche eléctrico de ocasión por menos de 10.000 euros en España. Analizamos la oferta | forococheselectricos

Son muchos los que nos han preguntado cuáles son las mejores opciones para electrificar sus viajes con un coche eléctrico. Algo que ha cobrado especial relevancia en los últimos meses en España debido a la pandemia que ha empujado a los españoles a volver al coche particular. Pero mientras que los modelos nuevos tienen precios para muchos fuera de su presupuesto, el mercado de segunda mano abre cada vez más oportunidades.

Para aquellos que busquen un coche eléctrico por debajo de los 10.000 euros, una de las condiciones fundamentales es que además de un modelo de segunda mano, tendrá que ser uno con una autonomía real de entre 100 y 150 kilómetros. Por tanto, si necesitas más, o no tienes la posibilidad de cargar en destino, este no es tu artículo.

Si un modelo de estas características te conviene, entonces podemos revisar la oferta actual con sus pros y contras para ver si encontramos la mejor alternativa en relación calidad / precio / autonomía.

Renault ZOE

Sin duda, es uno de los principales actores del mercado de segunda mano. El Renault ZOE ha sido uno de los modelos de primera generación más vendidos y mejor adaptado a los nuevos tiempos con hasta tres renovaciones desde su lanzamiento en 2013.

Hablamos de un compacto con una carrocería manejable para moverse por la ciudad, de 4,08 metros de largo, cinco plazas y un maletero bastante competente de 338 litros, más grande incluso que el de su hermano el Renault Clio. El motor era de 65 kW (88 CV) y su batería de 22 kWh útiles, suficientes para recorrer 120 o 130 km.

Como hemos dicho, la ZOE tiene hasta tres «generaciones». Una primera que arranca en 2013 y que se mezcla con la segunda hasta 2016. Es una versión con algunos pros, como su precio más competitivo y su carga en 43 kW alternos, pero con algunos contras muy importantes, como la extrema precaución en el tiempo de los requisitos durante la recarga. Algo que quiere decir que si las condiciones del punto no son las óptimas, no nos dejará cargar.

Si esto no nos importa, pensando principalmente en un mercado con cada vez más puntos públicos, entonces podemos encontrar unidades desde los 7.500 euros con entre 50.000 y 80.000 km. Un precio con la batería de alquiler que podemos adquirir en propiedad con un desembolso estimado de unos 2.500 euros.

Pero sin duda mucho más interesante es la versión R240. Vendida a partir de 2015, esta versión viene con importantes novedades como la sustitución del sistema Continental (Q) por uno de Renault (R). Esto básicamente se traduce en un motor fabricado por la propia Renault, y un nuevo sistema de carga que pierde su carga alterna a 43 kW, dejando 22 kW que en una hora nos permite llegar al 100%. Pero esta pérdida está más que compensada por el propio sistema que tiene una tolerancia mucho mejor que el modelo anterior.

Además, la batería, que también es refrigerada por aire forzado, eleva su capacidad útil hasta los 23,6 kWh (26 kWh brutos), lo que supone ganar un poco de autonomía respecto al modelo de primera generación y alcanzar los 140 o 150 km reales.

También podemos agregar un cambio muy sutil pero muy importante, como la sustitución de su tablero por uno más oscuro. Un aspecto que va más allá de la estética, ya que con este sistema el reflejo de la salida de aire frontal es menor, lo que reduce las molestias para el conductor.

Una apuesta que aumentará nuestro presupuesto en unos 1.000 euros adicionales, pero una inversión que sin duda la justifica con lo que ganamos con la versión R240.

Peugeot iOn / Citroën C-Zero / Mitsubishi iMiEV

En la parte inferior de la oferta también encontramos un grupo de trillizos bastante veteranos. Se trata del desarrollo de Mitsubishi que ha sido utilizado por el grupo PSA para lanzar sus primeros coches eléctricos de venta general, que básicamente representan el mismo coche con distintos logotipos.

Se trata de una propuesta más arriesgada a nivel estético, algo más compacto en tamaño, 3,47 metros de largo, que da como resultado un coche homologado para cuatro plazas y un maletero de 166 litros.

Un veterano que además se nota en un interior muy sencillo y funcional, que hereda partes de los modelos convencionales y sin espacio para presumir como pantallas táctiles o similares. Un auténtico vehículo para ir del punto A al punto B sin demasiadas complicaciones.

Su motor produce 49 kW (67 CV) que lo impulsa a una velocidad máxima de 130 km / h. Su batería es un pack de 14,5 kWh útiles, 16 kWh brutos, que le permiten alcanzar una autonomía real de unos 100 kilómetros. Un paquete que se enfría mediante el sistema de aire acondicionado del vehículo. Algo que te duele durante el invierno donde la autonomía real puede bajar sustancialmente.

Lo mejor es que a pesar de su sencillez, los trillizos cuentan con un sistema de carga rápida bajo el formato CHAdeMO de hasta 40 kW, que nos permitirá llegar al 80% en media hora. Por su parte, la carga de CA puede llegar a los 16 amperios, lo que significa 6 horas para llegar al 100%. La parte negativa es que la carga de CA se realiza a través de una toma Tipo 1, lo que dificulta la carga en puntos públicos con cable, que son prácticamente todos Tipo 2.

El precio es cada vez más asequible y ya podemos encontrar unidades desde los 6.000 euros en un modelo que dada su baja autonomía, es habitual encontrar unidades en venta con pocos kilómetros en su marcador.

Inteligente

En la barrera de los 7.000 euros también podemos encontrar algunas unidades del Smart Fortwo. Un ultraurbano perfecto para moverse por la ciudad y aparcar con mayor facilidad. Tiene un motor de 55 kW, con una carrocería mucho más pequeña y ligera, lo que nos permite disfrutar de aceleraciones entre semáforos mucho más importantes de lo que pensamos. La autonomía real ronda los 100 km gracias a una batería de 17,6 kWh.

En este caso, lo ideal es evitar los modelos de primera generación, 2012, 2013, ya que su batería podría ocasionar algún problema. Es mejor optar por las versiones fabricadas a partir de 2016, que ya montan celdas LG, mucho más fiables y resistentes. Algo que implica, por otro lado, subir el presupuesto de compra pero aún manteniéndonos por debajo de la barrera de los 10.000 euros.